En Nivelazos hemos tenido la oportunidad de probar los Turtle Beach Stealth 300, unos auriculares gaming de alta gama diseñados específicamente para funcionar en PlayStation y Xbox, aunque también son compatibles con Nintendo Switch, PC y dispositivos móviles.


Breve descripción del producto

  • ¿CUÁNDO?: a la venta en Europa y Australia desde el 23 de julio de 2018.
  • ¿PARA QUÉ?: ideales para el género Battle Royale.
  • ¿DÓNDE?: los hemos probado en PlayStation 4. Juegos: Fortnite, Spiderman, FIFA 19 y Star Wars Battlefront 1. Plataformas: Spotify y Netflix.
  • FORTALEZAS: comodidad, precio, batería y calidad de sonido.
  • DEBILIDADES: pocas funciones, sin cancelación de ruido y alguna pequeña distorsión de los graves al máximo volumen.

Unboxing

Vista frontal de la caja de producto

La caja a analizar es la específica para PlayStation 4, diferente en diseño a la destinada para Xbox y que presenta los colores blanco y azul.

En portada destaca la imagen del producto, de color negro, con la goma de la banda del auricular de un bonito azul marino. Junto al headset, unas pequeñas descripciones, el nombre del modelo y el logotipo correspondiente.

Vista trasera

En la parte traseta de la caja, podemos visualizar un fondo blanco con el headset bien representado.

Junto a él, algunas de las partes más características y descripción de sus diferentes componentes.

En cuanto al interior, el auricular viene protegido por una pequeña funda de gomaespuma fácilmente extraíble. Está albergado en un envoltorio de plástico.

Como extras: un cable de carga, manual de instrucciones y una pegatina promocional de la marca.


Review

En Nivelazos somos muy de la marca Turtle Beach. Después de probar durante un año los Stealth 520 y de jugar en PlayStation -y devolver a los dos días- los HyperX Cloud II, podemos decir que estos Stealth 300 son una opción de compra magnífica y muy completa para todos los jugones que le den caña a la última consola de Sony.

Vista del producto

Personalmente tenemos que admitir que los vamos a dejar como segunda opción y complemento de lujo de nuestro headset habitual y favorito: el inalámbrico Stealth 700 (una bomba y también de Turtle Beach). Sin embargo, si buscáis una opción relativamente económica y de mucha calidad, no os lo penséis dos veces y pasad por caja.


Características físicas

Además de las características técnicas, que entraremos a desarrollar más adelante, preferimos empezar con su punto fuerte: la comodidad. Este headset es infinitamente más simpático al uso que sus hermanos 520 y 700. La diadema del casco, reforzada con metal, se nota dura y fiable, mientras que las almohadillas son de espuma viscolástica y muy cómodas de usar incluso llevando gafas.

Como es habitual en este tipo de producto es regulable en altura, por lo que no debéis preocuparos si sois muy inteligentes y tenéis el cerebro muy desarrollado (o un cabezón curioso, como es el caso del redactor que os escribe). Lo que más nos ha gustado es su gran adaptabilidad, al poder girarse e incluso inclinarse verticalmente.

En el auricular izquierdo encontraremos todas las funcionalidades de los Stealth 300

En el auricular izquierdo se encuentran la totalidad de las aplicaciones. Aquí encontraremos el micrófono, un botón para encendido, otro para cambiar entre los audio presets, una pequeña rueda para ajustar el volumen y, por último, el conector micro-USB para la recarga de la batería.

Como decimos, el micrófono se encuentra en la parte izquierda y es abatible, es decir, se silencia y se activa automáticamente cuando lo levantamos o bajamos. Se diferencia de los otros productos de Turtle Beach que hemos probado, en los que acostumbrábamos a tener ciertas dificultades para mutearnos ágilmente al tener que pulsar un pequeño botón (bastante escondido, por cierto).

No os vamos a engañar, el micro es lo que más necesita mejorar: en ocasiones escuchamos el sonido de nuestra propia voz mientras jugamos, lo cual puede resultar un poco molesto. Además, no cuenta con cancelación de ruido, por lo que vuestros compañeros de grupo podrán escuchar cualquier sonido alto que se genere cerca de vosotros.

En cuanto al tamaño, los Turtle Beach Stealth 300 cuentan con unas dimensiones de 19,3 x 9,9 x 23,4 centímetros y un peso de 544 gramos. Son minimalistas, pesan poco y son fáciles de transportar.

En cuanto a la fiabilidad, solo lo hemos probado una semana, pero después de echarle horas y horas de juego sentimos que el cable jack incorporado es una maravilla, perfecto en su longitud y tampoco hemos notado ningún error potencial en la estructura del headset. Se siente elástico y seguro.


Características técnicas

En el apartado técnico el sonido es claro y -muy- envolvente. Los dos altavoces de 50mm proporcionan un chat nítido, con un sonido que sumerge a los jugadores en el juego. Los agudos son perfectos, pero en los graves hemos notado alguna distorsión  ocasional al utilizarlos en máxima potencia.

Cuenta con cuatro modos de sonido diferentes –EQ Audio Presets– fácilmente intercambiables presionando un simple botón. Como contrapunto cabe destacar que estos audio presets son los culpables de que necesite de una batería recargable. Por otro lado, para terminar de ser perfectos, nos ha faltado la inclusión del modo “Superhuman hearing” (modo con el que sí cuentan sus hermanos 520 y 700).

Lo mejor del headset, además de su comodidad y nitidez de sonido, es la duración de la batería. Con 900 mAh de potencia, tiene una autonomía cercana a las 40 horas de reproducción. En una semana de uso, solo lo hemos tenido que cargar en una ocasión, lo cual es un puntazo muy a destacar. Eso sí, es incómodo de utilizar mientras lo cargamos, mejor esperar a la noche para darles batería mientras dormimos y disfrutar de ellos al día siguiente.


Precio

El PVP Recomendado para los Turtle Beach Stealth 300 es de 79.99€ y pueden ser adquiridos en la página web oficial del fabricante y en Amazon. El precio se ajusta perfectamente a lo que ofrece.

Gracias a Turtle Beach por la confianza.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here