Aprovechando que dentro de poco es Halloween, quise jugar a nuevos títulos de terror y me encontré con The Conjuring House, uno de los últimos en salir al mercado.
Está desarrollado por RYM GAMES y la historia nos sitúa en una casa donde antaño se realizaron rituales satánicos y muchas personas murieron en su interior, además se dice que sucedían fenómenos paranormales; de hecho un grupo de  personas especializadas fueron a investigar y no se sabe qué les ocurrió. Ahí entramos nosotros, para averiguar qué ha sucedido realmente y si queda alguien vivo.

En cuanto a la historia, no nos encontramos nada nuevo. Hemos visto más de una vez el tópico de una casa encantada o en la que han sucedido asesinatos y el protagonista tiene que adentrarse a investigar ocurriéndole todo tipo de desgracias. En lo que respecta a The Conjuring House, el argumento no profundiza prácticamente nada y si sois jugadores que buscáis una trama profunda, este no es vuestro juego ideal.

Sin embargo, lo que está implementado de buena manera es la ambientación. Para lograr esta atmósfera de inquietud y nerviosismo utilizan elementos como el tiempo atmosférico con truenos y rayos, sonidos que escuchamos a medida que avanzamos por las diferentes partes de la casa típicas de un juego o película de terror, luces y sombras en cada rincón y obviamente los enemigos.

Refiriéndonos a la jugabilidad, es muy sencillito. El único ítem que nos acompañará en nuestra aventura será una linterna, útil para alumbrar las zonas de penumbra (y los talismanes) pero el gameplay se queda ahí, no vamos a tener más. Simplemente avanzaremos andando o corriendo, abriremos puertas y recogeremos objetos como notas o pilas mientras tratamos de no morir. En definitiva, usaremos dos botones.

Falta introducir el elemento de riesgo como me gusta llamarlo, es decir, los enemigos. Cuando llegas a cierta zona al poco de comenzar el juego tu vida se pondrá en peligro ya que empezarán a “darte caza”. De hecho, la única manera que tendremos de librarnos de ellos será entrar en unas habitaciones seguras donde el monstruo no puede entrar y dejará de perseguirte. Aquí guardaremos la partida manualmente.
Los enemigos son un elemento que le añade bastante tensión. En ocasiones, mientras investigamos tranquilamente, nos sorprenderán dando lugar a una persecución.

Por último, el rendimiento deja mucho que desear. Tiene caídas de frames bastante frecuentes y una aberración cromática que no se puede desactivar. He acabado harto.
Según comienzas el juego, cuidado: puede que te de sensación de mareo cuando giras la cámara horizontalmente. No sé exactamente qué es lo que lo genera, pero os aseguro que podéis sentiros mareados. Cuando llevas unos cuantos minutos te “acostumbras”.
En cuanto al modelado y a los gráficos, el juego cumple sobradamente.

Habitación de The Conjuring House

Una vez visto lo que nos ofrece el juego, voy a explicar el motivo por el que he dado el título de este análisis. Las ideas base están bien pensadas, pero mal ejecutadas. El juego, a mi modo de ver, os presentará los siguientes problemas.

El diseño de la casa es demasiado “lioso”. Podéis pensar que no es algo malo, ya que cuanto más por explorar mejor, pero creedme cuando digo que desde un primer momento os encontrareis mil puertas y habitaciones que parecen un laberinto; lo peor es que no contamos con ningún tipo de mapa en todo el juego. Encima vamos a tener que buscar llaves para abrir cerraduras que van a estar desperdigadas. Incluso tendremos que volver al punto inicial a rebuscar entre armarios o cajones después de horas de juego.

El sistema de objetivos a realizar está mal gestionado. A lo largo del juego pueden llegar a juntarse 10 objetivos distintos, lo cual es una locura. Con esto quiero decir que no vas a realizar una tarea y pasas a la siguiente, sino que el sistema va por acumulación y vas a encontrarte buscando un montón de llaves diferentes que necesitas, o diferentes utensilios, todo a la vez.
Esto es otro punto, el juego “abusa” de las tareas basadas en recolectar objetos. De hecho terminé hasta el moño de buscar que si cinco objetos de esto, o cinco objetos de aquello.

Yo comprendo que sea un juego del género terror y que te pongan a enemigos que te hacen insta-kill si te atrapan, pero es excesivo. Hay un enemigo que es una mujer diabólica, fantasma o como queráis llamarlo que es una pesadilla. No estoy diciendo que aparezca cada “x” tiempo, hablo literalmente que a veces parece que se buguea y no para de salir, no te deja ni avanzar, ya que tienes que volver a la habitación segura cada dos por tres.
Lo peor, sin duda, son los bugs: monstruos que atraviesan paredes, cruzan tablones de madera y te matan instantáneamente… Un incordio que, en definitiva, hace que perdamos el ritmo de juego.

Pasillos de la casa

Entonces qué ocurre aquí, ¿lo recomiendo? depende.
Es innegable que como concepto de juego de terror cumple, pero si tenemos en cuenta los problemas que he descrito antes, le va restando puntos. Al comienzo se siente fresco, incluso nos da un aire a la mítica demo P.T, pero a medida que avanzamos va haciéndose cada vez más repetitivo y tedioso avanzar por la lista de interminables objetivos de recolección y los enemigos apareciendo cada dos por tres. Para más inri, el rendimiento incluso con las nuevas gráficas de Nvidia, da un poco de penita con tales bajadas de frames por estar mal optimizado.

Si pudiese partir el juego por la mitad, me quedaba con la primera parte y desechaba la segunda. El problema que tiene, su monotonía. Da pereza seguir viciando.
Estoy indeciso en recomendar The Conjuring House ya que por una parte tiene muy buena ambientación, pero por otra los problemas lo eclipsan.

Reseña
Gráficos
7
Sonido
8
Jugabilidad
4
Innovación
5
Ignacio Yagüe
Director de nivelazos.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here