Dead cells

Si pensamos en la mezcla perfecta entre los juegos metroidvania y roguelike podemos afirmar que Dead Cells es un buen candidato y viene de la mano de Motion Twin. El juego está disponible para PC, PS4, Xbox One y Nintendo Switch y saldrá de acceso anticipado el 7 de agosto. Nosotros ya hemos probado la versión de lanzamiento y aquí están nuestras impresiones.

La muerte no es el final

Como todo roguelike, cuando comenzamos cada partida o después de morir, un pequeño grupo de células tomará un cuerpo el cual será nuestro personaje y partirá desde el punto inicial que en este caso es una prisión. La premisa de este juego es avanzar a través de los niveles matando monstruos para recolectar células con las cuales iremos desbloqueando habilidades y armas para hacernos la vida más fácil en las runs posteriores cuando fallezcamos. Lo que tenemos que tener claro es que para poder pasarnos este juego primero tendremos que morir bastantes veces para hacernos más fuertes por lo que no penséis que será un camino de rosas.
En cuanto a la historia de Dead Cells, no queda claro desde un primer momento qué está ocurriendo. A medida que exploremos los niveles iremos interactuando con algunos objetos en ciertas salas los cuales nos darán pequeñas pinceladas de lo que está ocurriendo pero ya avisamos que el argumento no es la gran baza de este juego ya que la jugabilidad acompañado por el diseño gráfico y su música lo eclipsan totalmente.

Dead Cells

Diseño de niveles y enemigos

Dead Cells como ya hemos mencionado es un juego que se genera de forma procedural cada vez que comenzamos una partida y esto afecta a la localización de los enemigos y a las partes importantes de cada nivel.
En cuanto comenzamos nuestra aventura nos tocará avanzar por el nivel de la prisión para ir descubriendo el mapa pero por ahora vamos a desgranar qué elementos forman cada sala dentro de un nivel. De pronto nos encontraremos con salas donde habrá armas o habilidades para llevarnoslas y tener un power-up y también habrá distintos cofres donde nos pueden tocar. Además los niveles cuentan con una tienda en la cual pagando oro podemos comprar estos objetos. No nos podemos olvidar de las salas secretas donde golpeando algunas paredes o rodando contra muros descubriremos estos pequeños espacios en los cuales suele haber recompensas bastante buenas. Para los fans de los speedruns este juego cuenta con salas que para acceder a ellas deberemos llegar antes de un tiempo determinado ya que si llegamos tarde estarán bloqueadas. Para terminar con los niveles lo más importante de cada nivel es encontrar las puertas que nos llevarán hasta el siguiente pero Dead Cells tiene un buen detalle y es que habrá más de un camino para poder escoger por donde ir.

Si hablamos de Dead Cells tenemos que hablar obligatoriamente de los enemigos. Cada vez que comencemos el juego se generarán aleatoriamente la cantidad y posición de los mismos en cada nivel y además contamos con una gran variedad. En los primeros niveles los enemigos cuentan con habilidades básicas, desde atacarnos con un salto abalanzandose hacia nosotros, dispararnos una flecha con un arco o bloquear nuestros ataques con un escudo y contraatacarnos pero a medida que avanzamos a niveles posteriores nos damos cuenta de que no va a ser fácil. Los enemigos empiezan a utilizar habilidades más peligrosas como tirarnos bombas, se teletransportan a nuestro lado sin parar para atacarnos o nos disparan rayos mágicos que atraviesan paredes y el suelo.
Además de lo peligroso que puedan ser individualmente, el factor grupo, es decir que nos aparezcan unos cuantos enemigos a la vez cuenta para hacernos la vida más difícil. Hay momentos en los que más que matar lo que tenemos que hacer es huir como se agrupen unos cuantos enemigos en niveles avanzados ya que como nos quedemos significará una muerte segura.

Por último vamos a dar una pincelada sobre los jefes de Dead Cells. Primero hablaremos sobre los enemigos élite que nos encontramos de forma aleatoria en un nivel. Estos enemigos son bastante más fuertes que los habituales y además la mayoría de veces suelen estar acompañados por otros esbirros. Se hace notable el aumento de vida que tienen y el daño que nos hacen además de contar con características aumentadas como la velocidad de movimiento. Es bueno que intentemos derrotarlos ya que si lo logramos nos haremos con un buen botín donde encontraremos habilidades, armas y una buena cantidad de células y dinero.
Ahora vamos a ver los jefes del juego, los de toda la vida. No queremos soltar spoilers por lo que no diremos cuantos hay en total pero si queremos hacer algunos apuntes. La dificultad es increiblemente alta en comparación con el nivel anterior al jefe ya que tienen habilidades brutales (sobretodo a partir del primero). En nuestro caso la mayoría de veces cuando morimos es por culpa de estos enemigos pero todo es practicar y dar con un buen combo de armas y habilidades para que nos resulten más fáciles.

Dead Cells

Monedas del juego, habilidades, armas y tienda

El concepto por el que consideramos que Dead Cells tiene toques de metroidvania es por la posibilidad de desbloquear habilidades permanentes las cuales usaremos en los niveles para avanzar a zonas nuevas. A medida que vayamos derrotando a ciertos enemigos o lleguemos a ciertas zonas, desbloquearemos una habilidad como por ejemplo hacer que crezcan unas enredaderas hacia arriba de unas células que vemos en el suelo con las que podemos interactuar, las cuales nos servirán de escaleras para poder subir. Otro ejemplo es el poder de la teletransportación desde a tavés de unas estatuas repartidas por los niveles. Como véis cada vez que morirmos volvemos al nivel inicial de la prisión, pero cuando hemos desbloqueado una de estas habilidades se nos abrirán nuevos caminos.

Lo que no puede faltar en un roguelike es el ir desbloqueando nuevas armas y habilidades y en Dead Cells esto se hace a través de planos que iremos encontrando aleatoriamente en los diferentes niveles del juego, abriendo cofres o descubriendo lugares secretos y por último tras derrotar a enemigos ya sean básicos, elites o jefes finales de cada zona. Estos planos pueden ser de armas de todo tipo o pueden ser de habilidades. Lo importante es saber que para guardar estos planos tendremos que visitar a un amigo que aparecerá después de cada nivel en una especie de interfase. Si llevamos un plano y morimos sin llegar a nuestro amigo, lo perderemos.

Pero no todo acaba aquí ya que también tenemos que tener en cuenta que en Dead Cells tenemos monedas de oro las cuales nos servirán como pago para comprar armas en la tienda de cada nivel o para pagar el coste de abrir una barrera o puerta donde detrás de ella nos esperará alguna mejora, plano o arma. El último uso que podemos darle a las monedas es para el aprendiz del Herrero, el cual nos forjará un arma para cambiar sus estadísticas o efectos.
A parte de las monedas de oro también tenemos otra forma de pago en el juego que son las células. Estas células las conseguimos al derrotar a enemigos de todo tipo (donde los enemigos élite y los jefes nos darán muchas más), al abrir cofres o nos las encontramos tras pasar las puertas que son de contrareloj. Estas células son muy importantes ya que nos servirán para desbloquear los planos que hemos ido recogiendo (ya que primero tendremos que encontrar el plano y a posterior tendremos que desbloquearlo pagando cierta cantidad de células para que estén disponibles en el juego). También nos servirán para desbloquear habilidades permanentes como obtener un frasco de salud para curarnos y mejorarlo, o tener la posibilidad de reciclar objetos que nos encontremos y no queramos para ganar cierta cantidad de oro, o mismamente para que podamos guardar una cantidad de oro tras morir y cuando volvamos a empezar una partida tener una reserva guardada para hacernos las cosas más fáciles.

Como ya habéis podido apreciar, después de superar cada nivel en Dead Cells vamos a entrar en una interfase donde se parará el tiempo y nos encontraremos a NPC’s los cuales nos ayudarán en nuestro viaje. El primero de todos será nuestro amigo encargado de recoger los planos que le llevemos y pagándole células desbloquearemos lo anterior mencionado.
También tenemos un NPC encargado de cobrarnos células pero que aumentarán ciertas estadísticas como la suerte que tenemos para encontrar objetos o planos raros.
Si continuamos por esta interfase veremos al aprendiz del Herrero que como ya hemos dicho se encarga de reforjar nuestras armas para cambiarle los efectos que tienen o mejorarlas.
Después habrá otro personaje amistoso que nos otorgará modificadores (hasta un máximo de tres en total donde cada vez que visitemos esta especie de santuario podremos elegir una) los cuales son beneficiosos ya que son pasivas como por ejemplo reducir el tiempo de recarga de nuestras granadas o habilidades, o mejorar el daño después de matar a un enemigo, entre otras que iremos desbloqueando mediante planos.
Por último tendremos la posibilidad de recuperar toda nuestra vida y rellenar nuestras pociones al completo al final de la sala.

Queremos terminar este apartado mencionando las armas de Dead Cells. Al comienzo de la partida nos darán a elegir entre tres armas (una melee, una rango y por último un escudo) las cuales al principio serán las mismas pero que mediante una mejora podemos hacer que sean aleatorias. Lo bueno de este juego es que tienen niveles y pasivas. Entre las diferentes armas que existen en el juego, podemos apreciar que una misma arma tiene diferentes niveles las cuales a mayor nivel mayor daño tendremos, y en cuanto a las pasivas de las armas podremos lograr buenas sinergias como por ejemplo hacer más daño a enemigos sangrando, congelados o ardiendo, o por ejemplo hacer que los enemigos suelten gusanos que nos ayudarán matando enemigos. Las posibilidades de formar distintas builds es muy grande y más si tenemos en cuenta las sinergias.
Las armas se dividen en colores (rojo, morado y verde) y tendremos que tenerlo en cuenta porque nos vamos a encontrar pergaminos a lo largo de los niveles con los que podemos aumentar el daño y nuestra vida de uno de estos colores. Para que veáis un ejemplo, si todas nuestras armas son rojas, podemos conseguir estos pergaminos y subir el daño de las armas rojas las cuales nos van a dar una mejora brutal para esa run. Estos pergaminos de mejora solo servirán para la partida actual, ya que cuando muramos los perderemos.

Dead Cells

Jugabilidad, apartado artístico y sonoro

Si hay algo que es exquisito en Dead Cells es su jugabilidad. El control es lo que prima en este estilo de juego y en este caso es brillante. Nuestro protagonista responde fluidamente a nuestras ordenes ya sea al atacar, bloquear, esquivar o saltar. Aquí los frames del juego están tasados ya que si esquivamos o bloqueamos en el momento justo nos mantendremos vivos más tiempo pero como decimos es una delicia ya que responde todo el control a la perfección.
En cuanto al apartado artístico, el juego está hecho en pixel art y los diseños visuales de nuestro protagonista, así como los personajes que nos encontremos en el juego y los enemigos es de diez. El juego cuenta con unos diseños que se relacionan perfectamente con el ambiente que los chicos de Motion Twin han querido crear. Incluso la paleta de colores escogida diríamos que es la que mejor le podría quedar.
Por último en cuanto al apartado sonoro, el juego cuenta con una banda sonora que nos mantendrá activos pero que no nos cansaremos de escuchar. De hecho la composición de las canciones personalmente nos han gustado mucho pero ya este tema entra al gusto de cada uno.

Para los fans del streaming

No queríamos terminar sin mencionar esta característica ya que la implementación que ha realizado el estudio con la página web de Twitch es increible. A parte del modo normal podemos escoger el modo streaming en Dead Cells. Esto significa que los espectadores van a poder afectar a lo que está ocurriendo en la partida en diferentes aspectos. Lo primero de todo el streamer eligirá que apartados del juego quiere que sus espectadores puedan tomar decisiones y la cantidad de apartados es grande: Tenemos desde que un espectador sea el que cure al personaje, que un usuario pueda lanzar habilidades especiales de los jefes, o que el chat tenga que colaborar para abrir cofres y también pueden elegir el camino que tiene que tomar el streamer.
Sin ninguna duda el trabajo que han realizado es muy positivo ya que funciona a la perfección y le da otro enfoque diferente a las partidas.

Conclusión

Tenemos ante nosotros uno de los mejores metroidvania/roguelike del 2018 por todo el conjunto de aspectos que forman Dead Cells. Si tenemos en cuenta la cantidad de armas y habilidades que podemos desbloquear para hacer un buen conjunto de sinergias, el diseño de los mapas, personajes y enemigos o la fantástica jugabilidad y como responde… es un juego de sobresaliente.
Encima si tenemos en cuenta el precio que tiene de salida y la cantidad de horas que nos puede dar de juego es un título muy rentable teniendo en cuenta estos dos aspectos.
Como punto negativo entre comillas podría resaltar que en el caso de que juguéis en PC, os recomendamos el uso de mando ya que se hace más manejable que con ratón y teclado, aunque podéis llegar a usarlo.
Bajo nuestra opinión, recomendamos encarecidamente Dead Cells por todos los aspectos que hemos analizado y lo divertido y entretenido que se hace cada partida. Además cuenta con apoyo por parte de la desarrolladora ya que sacan actualizaciones a cada poco tiempo y van añadiendo contenido. Solo nos queda felicitar a Motion Twin por este juego.
Para finiquitar, si tuviese que dar una nota numérica, teniendo todo en cuenta, le otorgaría a Dead Cells un 9/10.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here