En el mundo de los videojuegos siempre han coexistido dos clases de jugadores: por un lado, aquellos que juegan por mera diversión. Estos gamers entienden que los juegos son su patio de recreo y los disfrutan como tal, evadiéndose de los problemas del día a día y pasando un buen rato. En el otro costado nos encontramos con los ‘puristas’, es decir, aquellos jugadores que buscan una experiencia más inmersiva, escudriñan todas las cinemáticas y hacen suyo el universo de los videojuegos. Si te sientes identificado con el segundo grupo de jugadores, adelante, toma apuntes porque este análisis de Red Dead Redemption 2 te va a interesar. Por el otro lado, si eres de los que buscan disfrutar con el desenfreno y la locura habitual de los títulos de Rockstar, lo sentimos: te vas a llevar una grandísima decepción.

Red Dead Redemption 2 huye de la adrenalina de los Grand Theft Auto para presentarnos una de las obras más completas y abrumadoramente realistas en la historia de los videojuegos. Su mundo es tan gigantesco, tan completo y tan inmersivo que, o bien lo abandonas a las dos horas de comenzar a jugar, o bien te obsesionas con descubrir todos y cada uno de sus pequeños detalles, secretos y rincones.

Rockstar ya demostró su capacidad para contar historias en el buenísimo L.A. Noire, sin embargo, con Red Dead Redemption 2 han ido más allá, mostrándonos su cara más madura, personal e intimista. *Antes de comenzar la review queremos aclarar que casi la totalidad de las imágenes que ilustran el artículo son InGame sacadas por el autor del mismo.

Desmenuzando la historia

Imagen: presskit oficial de Red Dead Redemption 2

Red Dead Redemption 2 nos traslada a 1899, 12 años antes de los hechos que acontecieron en el primero de los Red Dead. La historia nos sitúa en los últimos coletazos del siglo XIX, una época convulsa en la que el Gobierno de los Estados Unidos se ha puesto manos a la obra y está terminando de dar caza a las pocas bandas de forajidos que todavía operan en el Lejano Oeste. Nuestro protagonista es Arthur Morgan, uno de los cabecillas de la banda de Dutch Van der Linde, grupo al que perteneció John Marston, protagonista del primer título.

Si bien Dutch Van der Linde y los últimos miembros vivos de su banda eran los antagonistas del primer Red Dead, a los que John Marston persiguió y dio caza bajo presión de la Oficina Federal de Investigación, en esta historia son aliados y amigos. Gracias al desarrollo de los acontecimientos iremos descubriendo qué fue lo que realmente ocurrió con cada uno de ellos. La intención de Rockstar con este juego es darnos a conocer el pasado de John Marston y su familia, utilizando la historia de Arthur Morgan como nexo de unión. Al inicio del título John, Arthur y la banda se refugian en las montañas de los Griezzlies tras un golpe fallido en la ciudad sureña de Blackwater y será tras el deshielo –y casi dos eternas horas de juego después– cuando el grueso de la historia comienza.

Sin entrar en spoilers, a lo largo del argumento la banda de Dutch irá acomodándose en diferentes zonas del vasto mapa del sur de Estados Unidos y siempre bajo una misma premisa: huir de los federales que, poco a poco, van dándoles caza. Nuestra misión como mano derecha de Dutch será la de recadero, mamporrero y brazo ejecutor, sin embargo y desde el comienzo de la historia, Arthur comienza a plantearse si el rumbo que está tomando la banda es el adecuado y si su camino es el correcto.

Desarrollo de personajes

Imagen: presskit Red Dead Redemption 2

En esta historia Rockstar no nos lo da todo mascado. A lo largo del título los personajes tomarán partido dentro de la banda, algunos ganando peso y otros mostrando animadversión hacia el resto de compañeros. En Read Dead Redemption partimos de la base de que toda la banda tiene un pasado detrás, con sus más y sus menos, y solo los jugadores más curiosos serán capaces de discernir por qué algunos miembros toman ciertas decisiones a lo largo de la historia, o por qué Arthur comienza a coger cariño a personajes con los que, durante las misiones principales, casi no interactúa.

Algunos de los secundarios de Red Dead pasan muy de puntillas por la historia principal y solo seremos capaces de conocerlos en profundidad si pasamos horas y horas en el campamento, disfrutando de la genial narrativa del título. Este es, precisamente, uno de los puntos fuertes del western de Rockstar: su fuerte componente narrativo.

La base de la banda está llena de vida y sus miembros realizan vida normal, tienen conversaciones (que puedes escuchar) y divagan sobre sus problemas del día a día. También podemos interactuar con ellos libremente, charlando o practicando diferentes minijuegos, como jugar al póker, al dominó o al famoso juego del cuchillo durante los cuáles también podremos disfrutar de diferentes diálogos y conversaciones. Además, la banda celebrará los hitos positivos que consigas a lo largo del juego, como rescatar a un compañero o robar un jugoso botín. Un consejo: no desperdiciéis la oportunidad de sentaros al fuego del campamento cerveza en mano y disfrutar con historias de cada uno de los personajes.

En lo referente a Arthur Morgan podemos decir, sin temor a entrar en exageraciones, que se trata del protagonista más completo y perfecto del universo Rockstar. Arthur es un bandolero con todas las letras: ha robado, asesinado, estafado y extorsionado a todo tipo de gente. Lejos de jactarse de ello, o de presumir de sus hazañas, nuestro protagonista presenta un extraño código de honor que le hace dudar sobre el camino que ha escogido a lo largo de su vida.

Arthur es una persona reservada que no airea sus pensamientos a la ligera, tampoco a nosotros como jugadores. Para conocer más sobre él tendremos que estar muy atentos a cada una de sus conversaciones durante las misiones, a cada guiño y a cada gesto. Pero, sobre todo, tendremos que realizar un importante ejercicio de voyeurismo revisando cada poco su diario, en el que se explaya y desahoga relatando cada una de sus hazañas y sentimientos.

Para saber más sobre Arthur tendremos que revisar su diario bastante a menudo.

Arthur Morgan se define como un canalla, un asesino y un ignorante, pero su personalidad va mucho más allá. Es una persona sensible, que adora la naturaleza y a los animales y que sabe apreciar la belleza de los detalles. Cuando nos topemos con cualquier tipo de animal, persona o localización que llame su atención, Arthur lo dibujará en su cuaderno, destacando los rasgos que para él son más llamativos. Igualmente ocurre con sus escrituras. Si nos fijamos bien podremos observar cómo tacha los comentarios peyorativos que le profiere a personas cercanas porque, simplemente, no está seguro de si sus pensamientos son ciertos o si está equivocado.

Nuestras acciones también repercutirán en el final del juego, teniendo que tomar una serie de decisiones que orientarán el nivel de honor de nuestro protagonista. Este medidor, sin embargo, se queda algo corto en ocasiones, por lo que tampoco os preocupéis si sois de los que disfrutáis liándola parda en las ciudades. Eso sí, todas vuestras acciones repercutirán en el monólogo interior de Arthur, por lo que no será extraño que, manteniendo una conversación en el campamento, se sienta como un loco por asesinar a todo lo que se mueve.

Ambientación – El mundo de Red Dead Redemption

Red Dead Redemption 2 va mucho más allá de realizar encargos, misiones o robos. Si eres de los que se centra en las misiones principales y solo quieres seguir el hilo argumental, te vas a quedar muy corto. Todo el mundo de Red Dead tiene su propia historia. Los NPCs  de las grandes ciudades, lejos de ser simples maniquíes, tienen sus horarios establecidos y cumplen sus respectivas tareas. El nivel de detalle que Rockstar ha implantado en la vida de su mundo es tan completo que roza la obsesión. Recomendamos encarecidamente disfrutar del siguiente vídeo del usuario DefendTheHouse de YouTube para que os hagáis una idea de lo que estamos hablando:

El nivel de detalle es tan abusivo que te puedes llegar a sentir abrumado porque nunca, al menos en nuestro caso, vas a ser capaz de disfrutar de todas las situaciones distintas que se suceden en las distintas localizaciones del título. Hemos llegado a estar horas y horas sin realizar una misión para, simplemente, navegar por el vasto mundo del juego, pescar, cazar o explorar zonas. En cualquier caso, ten cuidado: excederte a la hora de repasar cada pequeño detalle puede hacer que pierdas el hilo argumental y que termines por cansarte rápido del juego.

El mapa de Red Dead Redemption 2 se divide en 5 regiones que contienen a su vez 7 ciudades: New Hanover (con las ciudades de Annesburg y Valentine), New Austin (Armadillo), West Elizabeth (Blackwater y Srawberry), Lemoyne (Saint Denis y Rhodes) y Ambarino. Cada una de las zonas tiene su propio clima, desde el frío gélido de las montañas de los Grizzlies y el Monte Hagen, hasta el calor sofocante sureño de New Austin.

Rockstar quiso aprovechar las diferentes climatologías para darle al juego un pequeño toque survival, «obligándonos» a cambiar el atuendo de Arthur para adaptarnos a cada temperatura. En cualquier caso, se quedaron muy cortos. Deambular semidesnudos por la nieve, o abrigados hasta arriba en el desierto, solo afectará a la rapidez con la que consumimos la barra de energía, en ningún caso nos costará la muerte por hipotermia.

Animales y naturaleza

Todas las zonas cuentan con su propia flora y fauna. Mola mucho patear las montañas heladas y cruzarte con un uapití o un reno, o tener que enfrentarnos a un caimán en los pantanos de Lakay, sin embargo, mención aparte merece la Región de New Austin. Todos los que jugasteis a Red Dead Redemption 1 fliparéis con lo bien logrado que está el mapa, pudiendo visitar varias zonas míticas del primer juego. Sin embargo, sentimos decepcionaros, pero el vasto territorio que hace frontera con México está vacío. Recorrerlo puede llevarte cerca de 45 minutos y, salvo los geniales paisajes y la ciudad de Armadillo, además de algún pequeño easter egg, no vais a poder hacer absolutamente nada allí.

Por último, la relación con los caballos es más que satisfactoria. Para que nuestra montura esté en perfectas condiciones tendremos que cepillarla, cuidarla y darle alimentos. Si bien es cierto que los cuidados tampoco van mucho más allá, la forma de ser de Arthur y el cariño que demuestra a su caballo cada vez que monta en él, con frases y expresiones, no hace más que fortalecer un vínculo latente desde el principio del título.

Jugabilidad y mecánicas

Llegamos al quid de la cuestión y a la quimera con la que se han topado todos los gamers que han jugado a Red Dead Redemption 2: el tedioso, torpe y excesivamente realista gameplay. Rockstar quiso poner todo su empeño en crear un simulador de la vida en el Lejano Oeste y sin duda, cumplieron con creces. El problema es que la vida hace 120 años no era tan dinámica y cómoda como ahora. Por aquel entonces, los viajes entre ciudades se realizaban a caballo, carruajes o ferrocarril y recorrer una distancia larga a caballo podía llevar días e incluso semanas. Y en Red Dead, aunque tenemos algunas opciones para realizar un viaje rápido a puntos concretos del mapa, viajar de una zona a otra algo más apartada nos puede llevar, fácilmente, entre 10 y 15 minutos a galope pulsando el botón X (PS4) o A (XBOX).

Tampoco ayuda el tosco movimiento de nuestro protagonista. Arthur no es un hombre atlético, es un tipo robusto, torpe, fuerte y relativamente maduro con una edad comprendida entre los 30 y los 35 años. Y Rockstar nos lo hace saber a cada paso, giro y salto que damos con él. En muchas ocasiones, la lentitud en la velocidad de reacción de Arthur nos hará chocar contra gente en las ciudades.

Llegados a este punto, quiero que recordemos cómo acostumbramos a movernos en los sandbox. Efectivamente, arrasamos con todo lo que se mueve. En Red Dead Redemption 2 no podemos hacer esto, ya que un simple empujón puede ser entendido por las autoridades como una agresión o disturbios. Estas situaciones cortan mucho el ritmo del juego ya que cientos de policías nos perseguirán pistola en mano para darnos caza. Si ibas a vender una piel de oso al trampero y has tenido la mala suerte de chocar contra un NPC por ir a sprint como un loco, más te vale salir por patas y volver 5 minutos de reloj más tarde.

Las ciudades están diseñadas para que nos comportemos en ellas como lo hacemos en la vida real: andando e intentando no molestar a los demás. La idea mola, pero en los sandbox, por nuestra forma de ser como jugadores primamos la inmediatez y si queremos ir a una zona de la ciudad a realizar cualquier gestión, por inercia iremos lo más rápido posible arrasando con todo lo que se mueve. Es innato que intentemos perder el menor tiempo posible para, a continuación, realizar otra tarea. Por hacer un simil, es como si en Grand Theft Auto nos obligaran a parar en los semáforos para evitar sumar una estrella de persecución. Estaría chulo al principio, pero después de 40 horas de juego acabaríamos desquiciados.

Por otro lado, el movimiento del caballo está muy logrado, pero encontramos el mismo problema que con el caminar de Arthur: es demasiado realista. Si bien es cierto que a base de aprovechar bugs podemos hacer locuras como ir de tejado en tejado a lomos de nuestro amigo de cuatro patas, no nos debemos sorprender si, en mitad de la nada y galopando, nuestra montura tropieza con una roca. Estas situaciones son más que habituales y dan lugar a situaciones bastante divertidas que, a la larga, molestan. La primera vez que nuestro caballo se cae por un acantilado te echas unas risas, a la quinta te dan ganas de tirar el mando al suelo.

Manejo de armas

Por último, el gunplay deja bastante que desear. Hay bastante variedad de armas, sumando un total de 51 entre revólveres, pistolas, armas de repetición, escopetas, fusiles de precisión, armas a larga distancia y armas cuerpo a cuerpo. El problema que encontramos es que acabar con nuestros enemigos es demasiado sencillo. Todas las armas matan, da igual cuál utilices y cómo la utilices.

Destaca, eso sí, el mítico modo de apuntado Dead Eye que, en esta ocasión, presenta tres modalidades distintas desbloqueables a lo largo del juego. Apuntar en slow motion y aprovechar todas sus ventajas aporta dinamismo y variedad en los combates. La habilidad no es infinita, puesto que tendremos un medidor que se irá vaciando a medida que la usemos. En cualquier caso, si tenemos en nuestro inventario diferentes objetos como tónicos, alcohol o tabaco, podremos rellenarlo en mitad de la refriega para seguir aprovechándonos de él.

Siguiendo con la estela de GTA V, Rockstar también ha incorporado el modo primera persona. Por nuestra parte debemos admitir que solo lo empezamos a utilizar en las últimas horas de juego. Todo es acostumbrarse, pero cabalgar, explorar y disparar como si estuviéramos jugando a un shooter nos abre un mundo entero de posibilidades. Realmente parece otro juego, así que, si comienzas a estar un poco cansado de repetir una y otra vez los mismos combates, nuestro consejo es que pruebes a jugar en primera persona durante unas horas.

Duración

Aún no lo hemos comentado en este análisis de Red Dead Redemption 2, pero el juego es más largo que un día sin pan. La historia principal está llena de misiones vacuas, como tener que cabalgar durante varios minutos para comprar unas medicinas a la tienda del pueblo más cercano, hacer de chófer a las mujeres del campamento, o enseñar a pescar al hijo pequeño de John Marston. No nos engañemos, hay muchísimas misiones que, si no eres consciente de que estás ante un inmenso simulador de la vida de un forajido, te van a aburrir.

En cualquier caso, estas misiones en las que «no pasa nada» nos sirven para conocer mejor a nuestros personajes. Sin entrar en spoilers, en la misión »El nuevo sur» Arthur decide irse de pesca con Hosea y Dutch. No hay más, te vas de pesca con los dos jefazos de la banda. Puedes estar minutos y minutos sin tocar un solo botón y también puedes terminarla tan pronto como quieras, pero el juego te obliga a quedarte pescando con tus compañeros si quieres conocer bastantes cosas interesantes sobre los personajes. Al fin y al cabo, pescar en compañía consiste en esperar, conversar y pasar un buen rato.

La campaña tiene una duración aproximada de 60 horas, sin embargo completarlo al 100% nos llevará muchas más. Nosotros hemos jugado más de 100 horas y aún nos quedan tareas por completar, por lo que podéis haceros una idea de lo vasto y extenso que es el título. El modo online también es atractivo, nos propone misiones y una campaña más o menos original además de distintas modalidades de juegos PVP que alargan las horas jugables.

Sonido

La banda sonora y la música de Red Dead Redemption 2 recuerda muy satisfactoriamente a lo que vivimos en el primer título. Toda la BSO está adaptada a las diferentes situaciones del viaje y crea un poderoso ambiente más que evocador. La banda sonora ha estado compuesta por Woody Jackson, artista que también participó en la música de otros títulos de Rockstar como L.A. Noire o Grand Theft Auto V.

Por otro lado, el sonido de las armas no se siente para nada artificial. El ruido de las escopetas, rifles y demás utensilios mediante los que se hace valer nuestro protagonista están muy bien diferenciados y no notamos nada que chirríe. Mención especial merece Roger Clark, el actor de doblaje que interpreta a nuestro querido Arthur Morgan. Su interpretación del forajido está llena de matices y hace sentir nuestro el cariño, la rabia y el desasosiego del protagonista. De hecho, en The Game Awards 2018 recibió el premio a mejor actuación imponiéndose, entre otros, a Christopher Judge, doblador del mítico Kratos.

No queríamos terminar este análisis de Red Dead Redemption 2 con una crítica negativa, pero tenemos que hacer mención a lo desaprovechado que está el epílogo. Esperábamos mucho de él y nos decepcionó profundamente. Nos presenta algunas misiones divertidas y momentos muy buenos, pero su final es absolutamente anticlimático, carece de épica, es brusco y tiene un desarrollo nulo. La última misión del juego, poniéndola en contexto con el resto del título, no desentona. Y si bien este sabor amargo no tapa lo dulzón del resto del trago, nos supo a muy poco.

Reseña
Historia
8
Ambientación
10
Jugabilidad
6,5
Apartado gráfico
10
Sonido
10
Sergio García
Redactor Jefe de nivelazos.com

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here